Ruta_257 Monasterio Templario de Sant Salvador. Horta de Sant Joan. (Tarragona).

En el convento también hay un vórtice de 19500 UB, interesante ciudad.

HORTA DE SANT JUAN 052A

5967798360_e45c606f74_z

HortaSJ06

Horta_landscape-Denver

Pino de Balija. – ( Fotografía Armando Biendicho)

La tumba del pino de Balija, por el tamaño es infantil, con la tipica orientacion E-O y la única que hay.

Información cortesía Epifanio Alcañiz.

También conocía el Pino de la Roca de Horta de San Juan, solo por foto, igualmente guardado en alguna carpeta esperando su turno, lo curioso es la tumba a la que da sombra, además de su envergadura propiciada por el vórtice de 13500 UB sobre el que crece. Un buen lugar para el descanso eterno.

pino

Tumba o altar, cubierta por el pino anterior.

altar

Olivo llamado “el padrazo” (Lo Parot).

Información cortesía Epifanio Alcañiz.

http://www.radiestesiaysalud.com/

Igualmente conocía la existencia de ese olivo llamado “el padrazo” (Lo Parot)y esperaba junto a otros 30 o 40 árboles singulares para ser prospectado, este crece sobre un vórtice de 19500 UB.

HORTA DE SANT JUAN 014c

El santo fraile de Horta.

A unas seis millas al norte de Tortosa, perdida entre los montes, se hallaba una aldea pobre y solitaria llamada Horta. En otro tiempo los Templarios, dueños del lugar, habían erigido allí una capilla en honor de la Santísima Virgen. Esta capilla había sido dada más tarde a los Hermanos Menores, y algunos vivían allí en un pequeño convento casi a modo de ermitaños. Aquel lugar parecía un retiro muy seguro para conservar a fray Salvador en la oscuridad y la soledad. Por orden del padre provincial, el Hermano dejó la ciudad de Tortosa y fue a ocultarse en Horta. Esto ocurría en 1559.

Pero Dios, que quiere servirse de instrumentos humildes para hacer resplandecer su gloria, no permitió que menguase ni en un punto el brillo de la santidad de su siervo ni aun a los ojos de los hombres; y esta aldea de Horta, oculta y desconocida hasta entonces, fue pronto célebre en toda España.

Un día las autoridades de la aldea tuvieron el pensamiento de pedir al humilde Hermano que rogase por ellos y por sus convecinos. Salvador, movido por una inspiración divina les respondió:

— Preparad una gran hospedería con muchos alojamientos y víveres en abundancia, porque Dios quiere glorificar a su Madre que se venera aquí y obrar maravillas por su intercesión. La afluencia de gente será muy grande.

Retiráronse las autoridades harto pensativas e indecisas sobre lo que habían de hacer; unos daban crédito a la profecía y otros no, de modo que no prepararon nada. Algún tiempo después, se vio llegar a una multitud de unas dos mil personas, entre las que había muchos cojos, sordos, jorobados, paralíticos y gran número de enfermos que allí llevaban a pesar de las dificultades del camino. «¿Dónde está -preguntaron- aquel hombre santo que hacía tantos milagros en Tortosa?».

Los habitantes les enseñaron el convento de Santa María, y los peregrinos fueron a llamar a la puerta, pidiendo a gritos por fray Salvador. Hubiera sido peligroso no acceder a su petición; fray Salvador se presentó, pues, ante la multitud y dijo a los peregrinos que se confesasen, que comulgasen y que invocasen a la Santísima Virgen María.

Cuando hubieron cumplido este mandato, el Hermano apareció de nuevo, bendijo a la multitud en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, y todos los enfermos quedaron curados, excepto un paralítico.

— No olvidéis -añadió Salvador, al despedir a la multitud-, no olvidéis de mostraros agradecidos a Dios por los favores que acaba de concederos por intercesión de su Santísima Madre.

— Y yo -preguntó el paralítico-, ¿por qué no he sido curado como los demás?

— Porque no te has confesado ni tenías confianza como ellos -respondió Salvador.

— Quiero confesarme ahora -dijo el enfermo con humildad-, y pido perdón a Dios de todos mis pecados.

— Si así es, levántate -repuso el hermano franciscano-, levantáte y ve a confesarte.

El enfermo obedeció, se levantó y fue por su pie a confesarse: estaba curado.

Los peregrinos se volvieron publicando por todas partes las maravillas de que habían sido testigos. A partir de aquel momento, y durante varios años, no pasó día en que no se viesen llegar a Horta centenares y aun millares de personas. El número de éstas aumentaba en la Semana Santa y en las festividades de la Santísima Virgen; un año, en la fiesta de la Asunción, llegaron a seis mil los peregrinos. Como la aldea no podía bastar para albergar a tantos forasteros, muchos acampaban bajo los árboles o en tiendas de campaña. Gracias a una providencia visible, nunca faltaron víveres a estas muchedumbres; los habitantes de la comarca llevaban de todas partes provisiones en tiempo útil y las vendían a los peregrinos.

Todos los días el santo religioso obtenía de la Santísima Virgen la curación de gran número de enfermos de toda especie. Las almas ganaban aún más, puesto que el Santo empezaba por pedir a los peregrinos que se confesasen y comulgasen.

La experiencia iniciática de Picasso.

Una última visita “picassiana” fue una excursión a la cueva de Picasso, donde en verano de 1898, Picasso y su amigo Pallarès vivieron durante unas semanas, en plena naturaleza. Esta fue una experiencia iniciática de la que Picasso emergería con la capacidad de romper con su pasado de formación académica y presentarse al mundo como un pintor de vanguardia.

Horta_cova_retol_petit

Horta_cova_petit

Tumbas Templarias en España y su Mitologia.

convento

Horta de Sant Joan. –  23 PEGASO

Algas / Algars, Batea, Gandesa, Horta de San Juan, Calaceite, Alcañiz, Castellote, Villarluengo, Cantavieja, Iglesuela del Cid, Ares del Maestre.

geosinnombres

pegaso

Convento de sant salvador.

Horta de Sant Joan (ermita de Santa Barbara).

Sta. Bárbara montaña piramidal que custodia la población templera de 1300 habitantes Horta . Se cree que la montaña es la piedra tirada por un gigante y por eso el Convento se sitúa en aquel punto.

Via Verde del Zafan (Horta de Sant Joan-Xerta).

Ruta que transcurre por el mismo sitio que pasaba el ferrocarril, asfaltado y apto para bicicletas, para ir a pie, sin vehiculos.
Desde Horta de Sant Joan hasta Xerta son 40 km de bajada y luego puedes pedir a la gente de ESGAMBI o MONTSPORT que te recojan a tu y a la bici por 10 euros y te vuelvan a subir hasta el punto de partida. Recomendable para toda la familia.

Barranquismo a Horta de Sant Joan. El barranco del Canaletes al Parc Natural dels Ports,

Les Olles (BOT).

El Riu Canaletes forma un seguit de gorgues i tolls en l’indret anomenat Les Olles, entre Horta de Sant Joan i Bot. Un lloc ideal per refrescar-se i banyar-se en plena natura.

Horta de Sant Joan.