Ruta_327 El gran cruciforme. Villacañas. (Toledo).

MAPA2

Iglesia de Nª Señora de la Asunción de Villacañas.

Se construyó en la primera mitad del siglo XVI por la Orden de San Juan de Jerusalén y es de estilo gótico. La influencia de la Orden fue clara. Los Grandes Priores de la Orden en esa época fueron los “Alvarez de Toledo” y su escudo familiar podemos verlo grabado y repetido en la piedra de la bóveda del crucero.

montaje

AEREA

Los Grandes Priores de la Orden en esa época fueron los “Alvarez de Toledo”.

Como iniciados en el conocimiento telúrico , los priores de la Orden de San Juan, marcaron los vórtices energéticos donde la energía brota o entra en la tierra.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

DSC00742

Leyenda del Cristo de la Viga.

Cuenta la leyenda que un fuerte temporal azotaba a un barco en alta mar. En lo alto de la viga mayor, se apareció un Cristo alrededor del cual bailaban ocho danzantes y el de la Porra. Al momento, el temporal amainó y los tripulantes se salvaron por la intervención del Cristo de la Viga. Según la tradición, un villacañero estaba allí y fue el que trajo el culto de este Cristo marinero a Villacañas. Históricamente, la Orden Militar de San Juan de Jerusalén, tuvo que ver en la difusión de esta devoción. Los caballeros sanjuanistas repoblaron nuestro municipio en el siglo XIII, y seguramente cristianizarían estas danzas y organizarían la cofradía del Santísimo Cristo

DSC00748

Don Antonio de Toledo, gran prior de San Juan, y Don Francisco de Valencia, caballero de la misma orden, valedores en la liberación de Cervantes del cautiverio de Argel.

álvarez

Ermita del Cristo.

Cabezas de estilo céltico.

La ermita del Cristo parece ser un santuario que se ha perpetuado en el tiempo, donde celtas aprovechando la intersección de dos arroyos ya adoraban a sus dioses, después los grandes priores de la orden de San Juan, cuyo conocimiento de las energías telúricas pone de manifiesto la gran cantidad de cruces talladas en las piedras de la ermita y quienes posiblemente ubicaron las cabezas célticas, tal vez para darnos un mensaje, vista la simetría y la orientación de las mismas. Finalmente fue nuevamente reconstruida en 1891.

CABEZAS CELTICAS

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mamilia la gran sacerdotisa romana.

Pocos son conocedores de la existencia de Mamilia, a 14 kilometros del Santuario de Fátima, en el paraje de “Borregas” esta mujer ya contactaba con entidades desconocidas a las cuales adoraba, distante en el tiempo en casi  2.ooo años de Epifania Tirado, la actual vidente y contactada del Santuario de Fátima.  Detrás del rostro de los dioses, parece surgir el lado femenino de la divinidad, Ana la diosa que adoraban los pueblos prerromanos y que en la actualidad se manifiesta como Fátima. Incluso Cervantes quiso participar de este misterio al colocar como mujer ideal en su obra a Dulcinea quien no es otra que la “Dulce Ana” la misteriosa diosa de la Mancha.

mapa001

 

Mamilia, los priores de San juan y “la conjura de Urda”.

Existió otro altar o Ara de Mamilia en las cercanías del Monasterio de Santa María del Monte en Urda.

texto

Convento de Santa Maria del Monte. (Urda).

Las ruinas del convento de Santa María del Monte, donde cuenta la leyenda que se conjuró la traición que acabaría con la incursión y dominio musulmán de la península. Era un convento militar de la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, asentado como en gran parte de las construcciones de estas características sobre los restos de un edificio visigodo y romano. En sus alrededores existió una pequeña población con el mismo nombre del convento.

image025

Pedro Guerrero Ventas, en “El Gran Priorato de Castilla y León de la Orden de San Juan de Jerusalén en el Campo de La Mancha”, en su Capítuo IV, al referirse al Convento de Santa María del Monte, dice:

“(…) Se trata de una residencia de religiosos-clérigos, casa de retiro para los freires deseosos de soledad, centro de formación para los futuros capellanes, Hospital para el cuidado de peregrinos, pobres y enfermos y ejercicio de los religiosos en este quehacer propio de su vocación, y quizá desde fines de siglo XIII o principios del XIV, centro de explotación agro-pecuaria de la comarca consaburense. Además podemos asegurar que no se trataba sólo de un convento o casa religiosa, sino que fue también aldea, llamada Puebla de Santa María, elevada a la categoría de villa, seguramente antes de finalizar el segundo tercio del siglo XIV (…)”

VISTA DE SANTA MARIA DEL MONTE

Anuncios